Noticias

Prueba 2
VRAEM: EL COLEGIO DE INGENIEROS DEL PERÚ TENDRA SEDE EN PICHARI…!!
HUANTA: PUENTE VEHICULAR INTERREGIONAL CHALLHUAN AVANZA A PASO SEGURO…!!
HUANTA GANA POR 3ERA VEZ CONSECUTIVA EL PREMIO NACIONAL «SELLO MUNICIPAL»…!!
Los diez hechos 2021 del cine peruano

 La Contraloría General alertó al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) sobre riesgos de accidentes eléctricos y la falta de mantenimiento de la infraestructura y bienes en el Sistema de Telecabinas de Kuélap (Amazonas), que evidencian que el supervisor del proyecto no cumple a cabalidad sus labores de supervisión de la ejecución de las obligaciones del concesionario establecidas en el contrato de concesión.

Además, el mantenimiento de la vía de acceso al sistema se encuentra suspendido desde el 2018, a pesar de la retribución económica que percibe el concesionario. Estas situaciones van en detrimento de la seguridad de las personas que laboran en el lugar, y de la salud y servicio que se brinda a los usuarios.
El proyecto es una asociación público-privada (APP) ejecutada bajo la modalidad de concesión, con una inversión referencial de 21 millones 113,965 dólares cuyo contrato por el plazo de 20 años fue suscrito por el Mincetur como concedente el 2014.
Comprende la estación de embarque (ubicada en el centro poblado de Tingo Nuevo), el andén de salida, el andén de llegada, una vía de acceso de tres kilómetros entre la estación de embarque y el andén de salida, y el sistema de transporte por cable con 26 telecabinas con capacidad para ocho personas cada una. Las obras se iniciaron en agosto del 2015 y concluyeron en noviembre del 2016 para luego iniciarse el periodo de operación.
El proyecto contribuye a incrementar la actividad turística hacia el complejo arqueológico de Kuélap, que pasó de tener 56,000 visitantes en el 2016 a 103,000 un año después, con lo que se incrementó la llegada de turistas en 84 %, según la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (Proinversión).
Según el Informe de Hito de Control N.° 19301-2021-CG/APP-SCC (evaluación del 16 de agosto al 17 de setiembre del 2021), la comisión de control no ha evidenciado que el supervisor del proyecto verifique que el concesionario cumpla normas eléctricas aplicables al sistema de telecabinas ni con el mantenimiento de los bienes de la estación de embarque, andén de salida y andén de llegada, de acuerdo con el contrato de concesión.
La comisión de control evidenció que al interior de la oficina administrativa del andén de llegada se encuentra instalado un transformador de 25 kVA (kilovoltiamperios) con el riesgo de contacto para el personal que labora ahí y las personas que acuden al área. En ese lugar también se observó un gabinete electrónico con la puerta abierta y cables expuestos.
En el cuarto de tableros de baja tensión, ubicado en la estación de embarque, se comprobó la presencia de cajas y elementos inflamables, así como objetos (escalera, reflector y cables) que impiden el acceso. Similar situación se observó en el andén de salida y junto al grupo electrógeno de emergencia, lo que genera riesgo de un siniestro.
También se identificó riesgos en el andén de salida debido a que dos transformadores de distribución de 800 KVA de capacidad se encuentran muy cerca del grupo electrógeno de emergencia que emite gases inflamables. Del mismo modo, hay tableros sin esquemas eléctricos con información sobre su funcionamiento, lo que podría afectar las condiciones de mantenimiento o emergencia, entre otras situaciones.
Todos estos hechos identificados incumplen el Reglamento de Seguridad y Salud en el Trabajo con Electricidad y el Código Nacional de Electricidad (utilización y suministro). Ninguna de estas situaciones fue advertida por el supervisor.
De la revisión de las actas remitidas por el Mincetur, se evidenció que el supervisor verifica de manera aleatoria las labores de limpieza diaria del concesionario en las zonas circundantes a la estación de embarque, andenes y accesos, así como de las instalaciones y equipamiento electromecánico, pero no con la periodicidad exigida en el contrato de concesión.
Tampoco se advirtió la adecuada supervisión de la limpieza de las unidades móviles o buses que transportan pasajeros, ni que haya verificado el lavado de pisos de andenes, espacios y dependencias con afluencia de público, actividades de desratización, o el aseo de las telecabinas de transporte de personas por lo menos dos veces por semana, según lo dispuesto en el contrato.
La comisión de control verificó que no hay evidencia de que el supervisor haya verificado en su integridad las actividades de mantenimiento de bienes de la concesión (estructuras, arquitectura, instalaciones sanitarias y eléctricas de baja tensión, sistema de detección y alarma contra incendios, extintores, ascensor, entre otros) que el concesionario debió ejecutar de acuerdo con el Plan de Mantenimiento de Bienes.
No se evidenció, por ejemplo, la supervisión al mantenimiento de la estructura de concreto armado de las estaciones, de andenes, pisos de cemento, porcelanato, cerámica, contra zócalos, así como lo referido al mantenimiento de extintores y al sistema de cloración de agua y otros. En el caso de instalaciones eléctricas de baja tensión (iluminación) no se precisan las actividades específicas realizadas.
Sobre las instalaciones electromecánicas del teleférico a Kuélap, el mencionado plan indicaba 50 actividades que no han podido comprobarse ya que los informes de evaluación del supervisor no contienen el detalle de las actividades realizadas por el concesionario.
Durante una visita de inspección efectuada por la comisión de control se identificó el deterioro del techo de ichu y del triplay fenólico de la estación de embarque y de los andenes de salida y llegada que también presentan deterioro por humedad.
Otras situaciones identificadas fueron la corrosión y deterioro de pintura en el recubrimiento metálico del piso del andén de llegada, así como barandas sin pernos de fijación en los andenes de llegada y salida, deterioro del barniz de las columnas de la estación de embarque y del andén de salida.
A nivel de instalaciones sanitarias, se observó en la estación de embarque, tapas de concreto de las cajas de registro rotas, además de no existir evidencia de la verificación de mantenimiento del sistema de cloración de agua y del tanque y pozo séptico.
Asimismo, no se evidenció que el Mincetur haya realizado acciones para que el concesionario reinicie la obligación del mantenimiento rutinario y periódico del tramo de la vía de acceso de tres kilómetros entre la estación de embarque y el andén de salida, suspendido desde agosto del 2018, pese a que se remunera al concesionario la totalidad de la retribución por mantenimiento y operación (RPMO).
En un recorrido por esa ruta, se evidenció que las cunetas (zanjas a los lados de la vía para evacuar agua de lluvia) se encuentran obstruidas por escombros de piedras y vegetación que podría afectar el normal funcionamiento del drenaje. Esta situación podría generar deterioro de la vía, lo que afecta el servicio y la seguridad de los usuarios.
La Contraloría General recomendó a las autoridades del Mincetur adoptar las acciones pertinentes, a fin de superar las situaciones y riesgos identificados por el control concurrente, y garantizar el logro de los objetivos del contrato de concesión en beneficio de los usuarios.
Al respecto, el Mincetur respondió que ha solicitado al concesionario y supervisor adoptar las medidas necesarias para revertir lo revelado por la Contraloría.