Noticias

Prueba 2
VRAEM: EL COLEGIO DE INGENIEROS DEL PERÚ TENDRA SEDE EN PICHARI…!!
HUANTA: PUENTE VEHICULAR INTERREGIONAL CHALLHUAN AVANZA A PASO SEGURO…!!
HUANTA GANA POR 3ERA VEZ CONSECUTIVA EL PREMIO NACIONAL «SELLO MUNICIPAL»…!!
Los diez hechos 2021 del cine peruano

Según un informe de los EE.UU., nuestro país alcanzó cifra récord con más de 88 mil hectáreas

UOTA POBRE. Antes de la pandemia, el Estado podía llegar a erradicar hasta 25 mil hectáreas de cultivos de hoja de coca. (Mininter)

El avance del narcotráfico en el Perú está estrechamente relacionado con el incremento de los cultivos ilegales de hoja de coca. Por esta razón, desde el Estado, se ha intentado erradicar dichas labranzas. Sin embargo, el trabajo de eliminación no está dando los resultados esperados.

¿A qué se debe?

En diálogo con Perú21, Rubén Vargas, expresidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida Sin Drogas (Devida), resaltó que son dos los factores principales que han influido en este incremento significativo de cultivos de hoja de coca en el Perú: la crisis del COVID-19 y la alta demanda de cocaína a nivel mundial.

“Según un informe de la ONU, a 2020, hay más de 20 millones de personas que consumen cocaína en todo el mundo. Se trata de un crecimiento exponencial, de 6 millones de consumidores. Por algún motivo, en Europa, el consumo de cocaína está por encima de otras drogas. Es un factor que está presionando la expansión de los cultivos de coca en el país”, indicó el también exministro del Interior.

Sobre las causas internas, Rubén Vargas hizo hincapié en la crisis de la pandemia y las restricciones que, debido al alto nivel de contagios, tardaron en flexibilizarse en las regiones donde se ubican los cultivos. “Por la emergencia sanitaria, se suspendieron las acciones de erradicación.

¿Cómo revertirlo?

Asimismo, señaló que la conjunción de estos factores es lo que finalmente ha incentivado a que algunos campesinos agricultores opten por continuar trabajando cultivos destinados al narcotráfico, pese a la implementación de programas de desarrollo alternativo.

Además, Benites resaltó que, para revertir esta situación, será clave seguir complementando acciones de erradicación con programas fortalecidos de sustitución de cultivos.

“El cacao y el café han sido exitosos en el Vraem. La palma aceitera también ha jugado un papel importante. No obstante, esto ha perdido el paso por temas ambientales, pese a que se pueden tener condiciones de sostenibilidad para avanzar”, señaló.

Perú Libre Y La Hoja De Coca

Sobre la última reunión entre el candidato presidencial Pedro Castillo y dirigentes cocaleros, Juan Manuel Benites resaltó que la eventual aplicación del “modelo boliviano” en Perú no es razonable para abarcar el problema de la hoja de coca, porque cada país tiene realidades diferentes.

“Se necesita un análisis previo, no se puede disponer eso a rajatabla por un compromiso político”, resaltó.

 “Volver a los niveles anteriores de erradicación debe ser una meta. Ahora las ideas de quienes dirigen el país deben estar orientadas a un compromiso contra el tráfico de drogas. Lamentablemente, se ha tenido que lidiar con una crisis social y un evidente descuido”, dijo el nuevo congresista.

Tenga en cuenta:

-Narcotráfico predomina. En el Perú, el 90% de la producción de cultivos de hoja coca es utilizada y destinada para cocaína, según Devida.

-Programas de desarrollo alternativo. En Ucayali, una de las principales zonas donde se ubican las hectáreas de hoja de coca, la palma aceitera se ha convertido en el primer producto de exportación, de acuerdo al Mincetur.

-Podio lamentable. Después de Colombia, el Perú es el segundo país en el mundo con mayor producción de cocaína y llega a 411 mil toneladas al año.