Noticias

𝑴𝒖𝒆𝒔𝒕𝒓𝒂 𝒍𝒐 𝒎𝒆𝒋𝒐𝒓 𝒅𝒆 𝒕𝒖𝒔 𝒓𝒆𝒄𝒆𝒕𝒂𝒔❗❗❗
🔵𝗖𝗨𝗥𝗦𝗢 𝗧𝗔𝗟𝗟𝗘𝗥 𝗚𝗥𝗔𝗧𝗨𝗜𝗧𝗢 𝗗𝗜𝗥𝗜𝗚𝗜𝗗𝗢 𝗔 𝗧𝗢𝗗𝗔 𝗟𝗔 𝗣𝗢𝗕𝗟𝗔𝗖𝗜𝗢́𝗡
𝗣𝗔𝗥𝗧𝗜𝗖𝗜𝗣𝗔 𝗗𝗘𝗟 𝗦𝗘𝗫𝗧𝗢 𝗔𝗡𝗜𝗩𝗘𝗥𝗦𝗔𝗥𝗜𝗢 𝗗𝗘𝗟 𝗖𝗘𝗡𝗧𝗥𝗢 𝗣𝗢𝗕𝗟𝗔𝗗𝗢 𝗡𝗨𝗘𝗩𝗢 𝗣𝗥𝗢𝗚𝗥𝗘𝗦𝗢
¡Atención universitarios! El Congreso aprobó el #bachilleratoautomático
¡GRANDE, PIRATA!

La Organización Ashaninka Machiguenga del Río Apurímac (OARA) recibió de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) un módulo de panificación para promover la diversificación de ingresos económicos que permitan fortalecer el desarrollo sostenible de 671 familias de comunidades indígenas de la cuenca del río Apurímac.

Según Devida, esta acción forma parte del convenio suscrito en el 2020 entre Devida y la OARA, con el objetivo de articular esfuerzos en iniciativas conjuntas que permitan un desarrollo alternativo que favorezca a las 29 comunidades indígenas y 28 anexos pertenecientes a los distritos de Pichari, Kimbiri, Villa Kintiarina (Cusco), Llochegua, Santa Rosa y Samugari (Ayacucho), adscritos a esta organización asháninka machiguenga.

Resaltó que la infraestructura implementada cuenta con un horno eléctrico rotatorio de 12 bandejas, horno eléctrico, batidora de 15 kilos, amasadora de 25 kilos, divisora de 30 piezas, una cámara de fermentación, balanza de sobremesa, exhibidora, sellador de pedal, mesa de trabajo de acero inoxidable, entre otros implementos, valorizados en 129,615 soles invertidos por Devida.
A través de la Actividad “Promoción de la Asociatividad” de Devida, se implementó nueve módulos de panificación en el norte, centro y sur del valle, con una inversión de 1.3 millones de soles. Estos equipos tienen una capacidad de producción promedio de 3,000 a 4,500 unidades de pan por día, contribuyendo con la seguridad alimentaria a favor de 1,176 familias de todo el valle.
Virgilio Pizarro Curi, presidente de la OARA, resaltó el trabajo articulado de las entidades del Estado a favor de las comunidades nativas en el Vraem. “Hoy nos encontramos enormemente agradecidos por la entrega de este módulo de panificación. Esta atención a los pueblos originarios resalta el trabajo en conjunto entre las entidades del Estado y los gobiernos locales, ya que benefician directamente a las familias, generando ingresos para subsistir”, destacó.
Por su parte, Jaime Torres Ricardo, subjefe de la comunidad nativa de Sampantuari, resaltó la implementación del módulo de panificación, ya que incentiva a los jóvenes a poder emprender. “Nuestros jóvenes necesitan emprender en sus iniciativas, buscar su rumbo en los negocios. Por eso, con esta planta de pan ellos podrán sacar marcas personalizadas usando insumos de nuestro propio campo”, apuntó.